• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Zona Verde

  • Modifican abastecimiento de agua en CDMX para contrarrestar escasez


  • El método se llama computación bioinspirada
  • Por Capital Digital Hace 1 año
  • Ver imagen
  • Crédito: Grifo
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • Un grupo de ingenieros de la Facultad de Estudios Superiores Aragón (FES Aragón), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), utilizan nuevas herramientas computacionales y matemáticas para solucionar la falta de agua en zonas urbanas.

    La distribución de agua potable se hace a través de sistemas de abastecimiento urbano que provienen de presas, pozos o ríos. Antes de llegar a su destino final se llevan a plantas de potabilización para que el agua se adapte a las necesidades humanas.

    Esto se realiza según la Norma Oficial Mexicana (NOM) 127-SSA1-1994, que establece los parámetros obligatorios del agua para su consumo humano, explicó en una entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el ingeniero Martín Rubén Jiménez Magaña.

    El especialista indicó que esta investigación busca solucionar el abastecimiento correcto de sistemas de agua potable con el uso de la llamada computación bioinspirada, para dirigirse después a las zonas donde será consumida.

    “El consumo que se realiza en una ciudad no es constante, porque en las mañanas, o en la madrugada, el consumo de agua es muy poco, pero por las mañanas y hasta las dos de la tarde podríamos tener un consumo máximo, para eso sirve el tanque, para tomar de ahí el agua cuando se requiere”, explicó el ingeniero.

    Mencionó que según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en México existe entre 30 y 50 por ciento de fugas; además, el 30 por ciento del agua se extrae a profundidades cada vez mayores.

    “Existen dos tipos de fugas: visibles e invisibles, siendo las visibles más fáciles de identificar, ya que afloran a la superficie y las invisibles ocurren bajo la ciudad sin que nos demos cuenta”, comentó.

    El ingeniero señaló que otro problema del agua es que en ciertos puntos lejanos en donde se inyectó el cloro, éste disminuye hasta que el agua ya no cumple con las características sanitarias necesarias, por lo que se requiere de más cloro.

    En cuanto al diseño de las redes de tuberías, de acuerdo con cálculos teóricos y simulaciones se deberían usar ciertos diámetros para obtener cantidades y presiones adecuadas, pero estos diámetros no existen en la actualidad, dijo el ingeniero.

    “Es aquí donde nace la idea de crear un diseño óptimo asistido por medio del cómputo bioinspirado”, expuso.

    Detalló que la bioinspiración es tratar con la creatividad surgida de las ideas y formas de la naturaleza, de la evolución y la vida, del algoritmo genético propuesto por John Holland en la década de 1970 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

    Esto para resolver problemas matemáticos y de ingeniería basados en la evolución biológica, con la idea de la sobrevivencia del más apto, todo con aplicaciones de operadores de cruza, mutación y selección, lo que al final se llama cómputo bioinspirado.

    El cómputo bioinspirado traduce las ideas biológicas de series genéticas o cromosomas y transforma la información a números con el fin de obtener soluciones a problemáticas como la distribución de agua, indicó el ingeniero.

    Estas técnicas se aplicaron con buenos resultados en el pueblo de Cocotitlán, en el Estado de México, que tenía problemas de abastecimiento por su gran crecimiento poblacional que se traducía en una baja presión para obtener el líquido.

    “Aplicamos estos logaritmos matemáticos y obtuvimos resultados sobre los diámetros que se debían cambiar y la configuración con que se mejoraría el funcionamiento hidráulico”, dijo Jiménez Magaña.

    “La solución fue un problema de rehabilitación, es decir, mejorar la estructura hidráulica de forma que se satisficieron las variables de presión, gasto y calidad de agua”, agregó.

    Jiménez Magaña puntualizó que por medio de la combinación de elementos naturales, técnicas matemáticas y de computación se puede llegar a solucionar problemas de áreas que tal vez no se piensa que se pueden relacionar.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Capital Oaxaca
  • ESPECIAL
Más Populares
1

Aprueban propuesta de documentación para ciudadanos en el extranjero

2

Llama SAPAO a fomentar consumo responsable del agua

3

En riesgo de tsunami 10 municipios de Oaxaca, alerta Protección Civil

4

Se registra Juan Manuel García como candidato independiente a la gubernatur ...

5

Incluye la OCDE a Oaxaca en publicación anual “Estudios económicos de Méxic ...

6

Continúa demolición del estadio de fútbol Benito Juárez

7

Inaugura Gobierno de Oaxaca Centro de Readaptación Social Varonil 1 de Tani ...

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital