• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • France Migrants
  • Andrea Fischer
  • Una imagen de Calais

  • Cuántos suspiros añorando un atardecer con una copa de champaña en la mano, recostados en asoleaderos de madera junto a un faro de otra época

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • El desarrollo hotelero de Calais se encontró con una disyuntiva: el ferry que traía la carga más importante de turistas desde el puerto de Dover ya no toca tierra con sus butacas llenas. Hace unos años, cada fin de semana llegaba atestado de gente con ganas de gastar y darse lujos para poder regresar a la realidad el domingo, antes de empezar una semana laboral más. No se hable de la temporada alta: la ciudad alcanzaba ocupaciones de más del 90%, y muchas veces, la gente se quedaba con las ganas de quedarse una noche a ver el mar del norte francés desde sus muelles.

    Cuántos suspiros añorando un atardecer con una copa de champaña en la mano, recostados en asoleaderos de madera junto a un faro de otra época. Cuántos más por una mesa de aquellas, al lado de los ventanales que dan a las calles empedradas. Tantos se exhalaron en vano, que ahora se han reducido a ninguno ―o casi ninguno. Las masas de turistas europeos con deseos de dejar una buena cantidad de sus ingresos en Calais se vio un declive que no se había presentado antes: la gente ahora simplemente no quiere ir. Será que las noticias los abruman con una cantidad más grande de visitantes que tiene la ciudad. Otro tipo de residentes, que se dicen temporales, pero que no saben hasta cuándo. Será que ellos mismos no quisieran ese tipo de visitas en sus ciudades. Será, quizá, que no quieren encontrarse con los inmigrantes que no recibieron en sus propios países.

    Y no es que tengan que encontrárselos necesariamente. Los refugiados que ocupan la ciudad ni siquiera se meten a la zona turística ni residencial. Permanecen, más bien, en las afueras: esa parte que no conoce el desarrollo todavía, que está aún intacta, que parece dejada de la sociedad. Es ahí donde mujeres intentan dar de comer a sus hijos con los recursos que se encuentren en el camino. Es ahí, donde no hay agua potable ni despensas, que se deciden los futuros de familias que ya no son de ninguna parte, porque su tierra original los desconoce, y la nueva ―donde veían oportunidad, donde creían encontrar un lugar mejor―, los avienta lejos, como apestados, a buscar suerte donde ni siquiera hay qué comer.

    El gobierno francés no hizo más que poner brigadas de seguridad nacional para cercar la zona en donde están los refugiados, como si fuese un pedazo de tierra contaminado que pudiese contagiar a las demás partes del territorio. Rodea la campiña de Calais una valla con hombres armados y uniforme oscuro, que hablan en francés a hombres y mujeres que con trabajos entienden otro idioma que no es el suyo. Y así, ese puerto del norte de Francia pone límites: la nación de la Igualdad, la Libertad y la Justicia parece hacer oídos sordos a todo lo que su Revolución les enseñó.

    Pero los turistas no van más a Calais. El canal de la Mancha se alimenta del sudor y las lágrimas de un pueblo sin tierra, y trae consigo las palabras de Cervantes: pareciera que no queremos acordarnos de ese lugar nunca, y no es necesariamente el polvo que ahí se acumula el que nos molesta.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital