• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • Captura de pantalla 2016-09-22 a la(s) 11.52.26 a.m., Youtube
  • Cecilia Durán Mena
  • Miedo a los payasos

  • No a todos les da risa ver una cara de colores con rasgos exagerados.

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • La noticia puede causar risa, parecer un chiste, o incluso puede despertar cierta ternura; sin embargo, a las autoridades escolares de la secundaria Burney-Harris-Lyons y al departamento de policía de la comunidad de Athens en Georgia, el incidente no les hizo ninguna gracia. Una niña de once años fue detenida y llevada a la comandancia porque se le encontró un cuchillo en la mochila. Las implicaciones de encontrar a una estudiante armada, causaron una alarma que no se correspondió con las respuestas de la implicada. Al ser interrogada sobre el arma que llevaba escondida, la niña dijo que ella necesitaba estar preparada para defenderse de un posible ataque. ¿De quién? De un payaso.

    La niña les contó que la habían estado asustado con la historia de un payaso que se aparece en el bosque y ataca a las niñas que van a la escuela. Por eso, era necesario estar preparada para defenderse. Tener miedo a los payasos ha sido un sentimiento popular. Los payasos que deberían ser cómicos, que emplean maquillaje y actúan en forma chistosa para arrancar risas, a algunos no les causa diversión. No a todos les da risa ver una cara de colores con rasgos exagerados. En realidad, la figura del hazmerreír simboliza una dualidad difícil de entender. El bufón es la inversión de los poderes regios, es el signo del triunfo de lo ridículo y lo absurdo sobre lo verosímil.

    El problema deviene cuando el miedo exacerbado empieza a tomar el control de la escena y los particulares empiezan a dejarse cautivar por el pánico. Entonces, cada quien, con sus herramientas de discernimiento, ataca el problema a su leal saber y entender. Una jovencita que aún no tiene formado el criterio para discernir entre una fantasía y la realidad, comete un crimen al ingresar un arma a un recinto escolar.

    La nota puede parecer nimia y la reacción de las autoridades, exagerada. No obstante, jugar con el miedo trae reacciones que se alejan de la lógica y entran en la estridencia. Pasar por alto el hecho de que una adolescente entre con un arma a la escuela, desencadena reacciones curiosas. Si no pasó nada con un cuchillo, mañana entrará una pistola. Así germinaron las tragedias como las de Sandy Hook,en donde un loco entró con un arma y protagonizó un tiroteo que resultó en un asesinato masivo.

    Jugar con el miedo es tan peligroso como jugar con fuego. Lo sabemos y parece que no hacemos caso. En este milenio, se ha manipulado el temor de las personas y ha hecho del terror política pública. El caso de Athens, Georgia es curioso y a la vez alarmante. Un grupo de personas decidieron que era chistoso disfrazarse y salir a asustar a la gente para después liberar el rumor de que había payasos maléficos que constituían una verdadera amenaza a la vida. En esa condición, era necesario salir preparados para defenderse.

    Digo que es curioso porque causa gracia pensar en un grupo de muchachos asustados por una leyenda, enfatizo en que es alarmante porque las reacciones están conformándose como un signo de nuestros tiempos. La información pasa sin ningún filtro, se da por buena sin que medie algún tipo de análisis, sin verificar la fidelidad de las fuentes y en ese estado de vulnerabilidad se actúa sin llegar a reflexionar. La chica no pensó en que la historia podía tratarse de un cuento, de una broma o de una forma de festejar el aniversario de la novela de Stephen King “Eso” (It), que trata de un monstruo de apetito insaciable que se disfraza de payaso asesino. Tampoco se detuvo a pensar que estaba violando la ley y que habría que enfrentar consecuencias.

    El miedo a los payasos ni es nuevo ni representa motivo de alarma. Lo que sí es para llamar la atención es la forma en que, a partir de nuestros temores, podemos dejar de lado un proceso de discernimiento que nos muestre que hay otras formas para resolver los problemas.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital