• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • -Trump
  • Cecilia Durán Mena
  • Lo que sucedió en Cleveland

  • Los republicanos se ponen de rodillas ante su candidato

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Lo inverosímil se vuelve realidad como si se tratara de una mala narración. Lo que resultaba increíble, sucedió. Donald Trump consiguió los votos necesarios para ser el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Hace un año, muchos mirábamos a un payaso de piernas cortas. Medimos mal. El partido de Lincoln, de Grant y de Reagan pone en la posibilidad de ser presidente a un personaje cuasi cómico que parece salido de un cartón dibujado por un pésimo caricaturista. No será la primera vez que los republicanos le entregan al mundo a un ser impresentable, George W. Bush no me dejará mentir.

    En la línea que tan buenos resultados ha traído, sin ideas y con muchas arengas, con peroratas en vez de discursos, los republicanos se ponen de rodillas ante su flamante candidato. En vez de propuestas se lanzan consignas contra la candidata del partido demócrata. Al grito de ¡enciérrenla!, refiriéndose a Hillary Clinton, festejan los buenos resultados que trae hacer sentir en vez de pensar. ¿Qué pasará cuando acabe la fiesta y tengan que ponerse a trabajar? ¿Quién limpiará semejande cochinero?

    El gobernador Chris Christie sale a los gritos, ¿culpable o inocente?, mira a la multitud enardecida. Lanza un cerillo para encender un camino de gasolina que detona en rugidos de la multitud. Algunos ven la escena con ojos desorbitados, a otros se les seca la garganta y unos cuantos aprietan los dientes. ¿Cuántos se lavarán las manos y dirán: ya qué? El gobernador de Colorado, anfitrión de la Convención, no estuvo ahí. Algunos prefirieron desmarcarse desde el primer instante. Mientras algunos se confunden y creen estar viendo el Superbowl, otros se tapan la cara y no entienden cómo fueron a dar ahí.

    Ted Cruz se gana los abucheos del respetable. En su discurso, el senador texano, dice: Merecemos líderes que puedan defender un prinicpio, que pueda reunirnos alrededor de valores compartidos que deje la rabia de lado y hable desde la consciencia. No pronunció el nombre de Trump en ningún momento. La multitud lo interpretó como falta de apoyo, como una tibieza y se llevó una rechifla.

    Solamente unas horas antes, la señora Trump plagiaba las palabras de Michelle Obama. Pero la eficiencia de las consignas y un buen slogan han sustituido las buenas razones. En un mundo en el que la información está al alcance de los dedos, la gente analiza poco y piensa menos. Pronto las bocas de chancla, los peluquines de pelos de elote, la ostentación vulgar se pondrá de moda.

    No sé si Hillary Clinton sea o no culpable de lo que se le imputa, no creo que sea una blanca paloma. Tampoco creo que quiera mucho a los mexicanos o que tenga una política que beneficie gratuitamente al mundo, pero parece que la mujer sabe pensar. Esa es hoy una gran cualidad. Pero parece que a los republicanos eso de pensar, no les gusta tanto.

    Lo que sucedió en Cleveland puede ser el antecedente de un cambio radical del mundo. No siempre los cambios son buenos. Ojalá prive la cordura más allá del Bravo, tristemente, no se ve cómo.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital