• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • el-seed-perception-cairo-mural-00
  • Andrea Fischer
  • Limpiarse los ojos

  • Fue inevitable: el hartazgo largamente sofocado tenía que salir de alguna manera

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Es el calor del Cairo y los edificios desatendidos de una colonia de la clase obrera. Bultos inconmensurables de desechos ―la mayoría, que ni siquiera produjeron ellos. Las calles esbeltas, los callejones apretados: las comisuras caídas de la gente al tener que levantar todo aquello que no les corresponde, pero lo hacen de cualquier forma, para poder mantener el orden a lo largo del día. Fue inevitable: el hartazgo largamente sofocado tenía que salir de alguna manera. Entonces, una epifanía: harían que la salida fuese apacible, pero duradera y presente.

    En un primer intento, se pensó en hacer murales vistosos sobre las paredes de ladrillo. De cualquier forma, hacía un buen rato que no recibían una buena mano de pintura. Sin embargo, a los primeros indicios de artistas callejeros, las autoridades ordenaron que fuesen reprimidos. El Gobierno de Egipto no reconsideró su postura: cualquiera que tuviese la intención ―o se sospechara que tuviera― de mancillar la propiedad privada con algún movimiento activista, habría de tener una sanción grave. Se hizo el silencio por un tiempo, y todo pareció volver a la normalidad.

    Meses después, sin embargo, un artista tunecino-francés retomó la iniciativa. El cinismo con el que se trataba la basura en la ciudad le pareció sencillamente imposible de sobrellevar, y se volvió al Arte para que ésta hiciera lo que siempre ha hecho: dar perspectiva. Junto con otros que compartían sus intenciones, decidió llevar a cabo un proyecto monumental: algo que se viese desde lejos, algo que llamara la atención, que resaltara, que lograra que la gente volviese la mirada. Escogieron la colonia de Manshiyat Naser, lejos de la vista de los funcionarios represivos, pero lo suficientemente cerca de los puntos de confluencia de la ciudad ―lo suficientemente cerca, al menos, para causar un impacto real.

    El mural se llevó a cabo durante meses por su carácter poco convencional. No se trata de una pared utilizada como lienzo, a la manera de los mexicanos del siglo pasado. Es más bien una conglomeración de edificios que crean una imagen a distancia. La imagen es como sigue: la monotonía grisácea de las casas sin pintar contra un círculo con un patrón naranja, azul y blanco, que forman entre ellas. A lo largo del diámetro horizontal de la circunferencia se alcanza a leer, en árabe, la siguiente inscripción: «Si uno quiere ver la luz del Sol, debe de limpiarse los ojos.»

    Este aforismo pertenece a un obispo cristiano del siglo III, y no hace más que contribuir a la metáfora que este mural colectivo representa. Este proyecto trae voces de unidad, de esfuerzo, de progreso y de paz, que podrían parecer todas virtudes individuales. Lo cierto es que no es necesariamente así. Este artista tunecino-francés, bajo el pseudónimo de eL Seed, hace manifiesto una vez más que el individualismo es el gran mal de nuestra época: el mural es la representación perfecta de la fuerza de varias manos que parece que no pueden hacer nada, pero que finalmente, están haciendo, pues sí ven la luz del Sol, y ya se han limpiado los ojos. Habría que quitarnos de una vez ese velo blanquecino ―al final, la luz que vemos todos viene del mismo Sol.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital