Capital Oaxaca
UnidadInvestigación
| | |

Larguezas y minimalismos

Crédito:
Ignoro el valor de estos renglones. Aún más...ignoro qué es el valor
13 de Julio 2016
|

 

Ni aforismos ni máximas, ni apotegmas. Tampoco tuits que se quedaron el en el tintero de la autocensura. Aspiran a no ser lugares comunes, aunque alguno lo será inevitablemente. Son larguezas y minimalismos, aleación peculiar, impresiones, historias que no fueron, ni serán.

1.- Ignoro el valor de estos renglones. Aún más… Ignoro qué es el valor.

***

2.- La noche, vaga, ejerce impunemente su vocación de libertina.

***

3.- El tiempo, peregrino sin mirra, sin oro, sin incienso, sin pesebre, sin cueva en Belén.

***

4.- Pero a la vuelta de la esquina, sólo esperaba el mullido sofá de la desesperanza.

***

5.- Caminas, te echan un fardo al hombro. Sigues caminando y te arrojan otro, y otro, y otro más. Recuerdas a Pavese: “Vivir cansa”, ha escrito. Otro fardo cae sobre tus hombros.

***

6.- Caras, andenes, aviones, autobuses, parquímetros, taxis, Uber’s… Encuentros y despedidas… ¿Qué ve el que viaja? Desde el aire la traza urbana es uniforme…largas avenidas, pobladas manzanas, calles como ríos… Recurramos al infame cliché: a diez, ocho, seis mil metros de altura todo son hormigas, callecitas, urbe disminuida… ¿Qué somos para las hormigas? ¿Gigantes en vía de extinción? ¿Peligro? ¿Infamia bípeda?

***

7.- Vacaciones, caras. Tristezas largas, carcajadas francas, risas nuevas, recuerdos viejos. Calles emblemáticas, playas maduras, tierras hendidas que guardan una cicatriz perfecta. Montañas frías, calles sinuosas, los orilleros más orilleros apuran a tutiplén una, dos, tres cervezas y así hasta sumar 24. Si fuera penicilina curaría menos, es solo malta y lúpulo… Cerveza.

***

8.- Vacaciones… Caras. ¿De qué se ríe la mujer que ríe? De qué se ríe el hombre que se sabe pobre, no de dinero pero sí de vida. ¿En qué la malgastó? ¿En qué calle, avenida, café, cantina, burdel, hotel abandonó la juventud, la inocencia, la esperanza? ¿De qué se ríen los que ríen?

***

9.- ¿De qué se ríe el payaso con su cara a medio maquillar mientras carga una mochila, jala un niño con la mano izquierda, empuña una carriola con la diestra y detrás de él una mujer, su mujer, carga un niño de seis, ocho, diez meses de nacido?

***

10.- Seamos poco originales y para todo efecto narrativo llamémosle Ipanema, playa de Río, cadencia de cadera. Ésa, la misma cadencia que perdió Brasil el día que los alemanes les clavaron siete goles en el Minerao. Pero esto, a creer o no es otra cosa. Pasa Ipanema, pasa a la una, pasa a las dos, pasa a las tres. Pasa a las cuatro y el sol se pondrá a las 20 y las tantas e Ipanema seguirá pasando. Altanera, preciosa y orgullosa diría Rubén Fuentes. ¡Qué cosa más linda!, dicen Vinicius y Tom. Ipanema digo yo. E Ipanema vuelve a pasar. Sin prisa, con cadencia, sin abrumarse, sin gota de sudor, ni cabello revuelto ni piel maltratada por sol. E Ipanema vuelve a pasar y yo… Yo paso sin ver, como si jugara póquer pues Ipanema tiene todos los ases y pasa y vuelve a pasar. O posar. Ahí está y en este minuto, pasa, posa y reboza… ¡Mira qué cosa más linda! ¡Pobres brasileños, no más jogo bonito! Solo Ipanema, para todo efecto narrativo, pasa, posa, repasa y reboza.

***

11.- Podría llamarse Angélica. O Teresa, o Anastasia o… El nombre a veces es lo de menos. Lo importante es que tiene el cabello como la noche, largo, ondulado; que la cascada azabache le toca el fin de la espalda; que tiene los ojos negros y un rictus de tensión cruza su rostro. Da órdenes, gira sobre su eje… ¡Masca chicle!… El encanto se esfuma.

***

12.- A veces pienso en la mujer del hielo. En larguezas corintias nunca mensuradas. En la espiral sinfín de unas pupilas…

***

13.- Saludó a la juventud una historia triste. Saludan la vejez tiempos canallas.

***

14.- Onírico, circular, evanescente. El tiempo, ese martirio, ese delirio… El tiempo.

***

15.- Regazo azabache, plata morisca. La noche… Ese brevísimo paréntesis, esa inmortalidad pospuesta en el paréntesis del sueño.

***

16.- Estamos en el tiempo. En el nanosegundo que ya pasó; en ese estúpido o feliz micromomento en que la vida se fue…. Sí, hace un segundo.

Encuentra más notas sobre

Más de Opinión