• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • pajaros de tinta
  • Andrea Fischer
  • Expuesta

  • Los ecos irresolutos de presagios apocalípticos por la falta de interés movieron los medios cuando quebró el nuevo milenio

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Sequía: las piedras pierden su cobijo y la profundidad del Grijalva colapsa. Se va el agua y salen los ecos que una presa mal construida mantuvo contenidos desde 1966. Quisieron contener la fuerza de seiscientos kilómetros de cauce para llevar su progreso idealizado al sureste de la República, y no se pusieron a pensar nunca qué pasaría más allá de sus obras de ingeniería civil: una presa hidroeléctrica. Pasaron los años y el silencio contribuyó a que sus logros se viesen resaltados. El agua fluye sin hacer ruido: se aferró a ese patrón silente por casi cuarenta años, hasta que la lluvia dejó de serle constante.

    Los ciclos ininterrumpidos del agua se siguieron cumpliendo con naturalidad en el norte de Chiapas: torrentes poderosos y lentos, propios de la selva que todavía queda en esa zona que nació para ser verde para siempre. Las temperaturas siguieron elevando ese velo traslúcido de vapor de agua a las alturas. Las nubes siguieron condensándose, y cada año se mimetizaba el diluvio universal en silencio: ése de lo que siempre ocurre, de la rutina rítmica, de la costumbre apaciguadora.

    Acuerdos de Kioto y movimientos pro-ecologistas. Deuda de carbono y zonas verdes protegidas. ¿Qué son, al final, unos grados de más en la temperatura del planeta? Los ecos irresolutos de presagios apocalípticos por la falta de interés movieron los medios cuando quebró el nuevo milenio, y el Grijalva seguía con su mismo cauce temperado. La lluvia seguía su secuencia con naturalidad. Y luego, un punto de quiebre: en octubre de 2015 no hubo agua suficiente para alcanzar el promedio de agua en el río.

    Baja el agua y en su lugar se alza un tempo del siglo XVI: una estructura de cantera blanca edificada por dominicos en los primeros años del Barroco. La fachada está derruida por el contacto con el agua y la fuerza constante del cauce. Del retablo sólo se distinguen unas pilastras adosadas a la estructura principal, pero se conservan los arcos de la puerta y lo que pudieron ser espacios para vitrales originalmente. Nadie hizo caso, hasta que unos lancheros de la zona subieron fotografías y videos de las ruinas a las redes sociales, que al poco tiempo se hicieron virales.

    Fue entonces que la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas puso atención en el asunto. Se investigó del origen del templo, y finalmente dieron con que se trataba del templo de Quechula. Cuando la información comenzó a divulgarse, se dieron cuenta de que ya se había visto antes, cerca del 2002, pero que nunca se había podido apreciar su extensión por completo, pues el agua lo recubría casi totalmente. Fue hasta el otoño pasado que se pudo atravesar la nave del templo en barcas de madera.

    Permanecen alineados los bloques de cantera, y se conservan algunos de los acabados de las paredes y las columnas, pero la iglesia está prácticamente en ruinas. Por alguna razón, no se ve un daño importante a causa de flora subacuática en la piedra, sino que más bien, es evidente que el deterioro estuvo hecho, principalmente, por el cauce modificado del río. Deja de caer la lluvia y todo esto sale a la superficie. Y entonces, está la iglesia: expuesta.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital