• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • green day
  • Andrea Fischer
  • Disparos

  • Por primera vez intentaron tocar algo más asequible

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • La semana pasada, después de un silencio de cuatro años, Green Day lanzó el primer sencillo de su nuevo álbum, Revolution Radio. La ausencia casi absoluta de la banda produjo cierta incertidumbre a su comunidad musical: ninguno de los integrantes hacía uso de sus redes sociales, y las actualizaciones de sus perfiles eran, a lo mucho, esporádicas. Se adivinaba cierta dejadez, y la incertidumbre se convirtió en una muerte anunciada que no tocaba fondo.

    Después del estruendoso lanzamiento de su última trilogía ―¡Uno!, ¡Dos!, y ¡Tré! ―, la identidad de la banda se vio amenazada: la carrera punk con la que llevaban la delantera desde Dookie, el primer disco que tuvo éxito internacional, sufrió un cambio. Por primera vez intentaron tocar algo más asequible para otras audiencias. Se perdió casi por completo la voz unificada de una generación que se aprendió completo American Idiot, y se sustituyó por letras fáciles, ritmos ya escuchados antes, y el carácter universal de resistencia que se había logrado con esta ópera rock se desvaneció.

    Se optó por hablar de la vida nocturna, de las horas de fiesta que terminaron en resacas insoportables, y a todo esto se le dio un tinte sexual que salía de tono en hombres que, claramente, ya habían pasado los cuarenta. Es por esto que los últimos intentos musicales de Green Day no tuvieron gran aceptación dentro de su comunidad: las canciones parecían refritos de éxitos pasados, y los temas tratados simplemente no se asentaron nunca ―solamente les dejaron un sonido de guitarra más limpio, y nada más.

    Billie Joe Armstrong, el líder de la banda, dio cierre a esta época diciendo que necesitaba tiempo para vivir otras cosas, y que le daría un respiro a su creatividad para experimentar lo que el fin de la crisis de los cuarenta habría de depararle. Con esto, se terminó este tiempo de inestabilidad, y el respiro fue de largo aliento. La banda no hizo giras, no produjo música y decidieron internarse en sus vidas personales por cuatro años. Si acaso, tuvieron proyectos independientes, pero la firma de Green Day no se mostró en lo absoluto.

    Es por todo esto que el lanzamiento de Bang! Bang!, el último sencillo, resulta provocativo. Se escucha a la banda de antes, a tono con la personalidad punk a la que el público estaba acostumbrado. No se siente como una imitación de glorias pasadas, sino que, más bien, se ve una intención creativa determinada: la de denunciar el desastre político, la inconformidad de las masas, el silencio de las minorías aplastadas, y de dar una perspectiva desde abajo a lo que está ocurriendo arriba.

    En este sencillo, se retoma la idea de hablar desde el punto de vista de un personaje: se toma la perspectiva abrumadora de un chico que decide hacer una masacre de masas, y se utiliza la instrumentación adecuadamente. Se siente la confusión, el terror, el odio y el sentido errático en el que se está moviendo Estados Unidos. Se ve una estructura planeada en la crítica, como era característico de la banda, sin ser necesariamente otra ópera rock: parece que Revolution Radio no es otro intento de ganar identidad, sino una propuesta artística que consolida la carrera musical que la banda ha mostrado, y esta vez, con dignidad. No se trata de disparos al aire, a ver a qué se le atina, sino que están perfectamente bien dirigidos, intencionados, asertivos ―como saben hacerlo.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital