• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • Doctor holding stethoscope
  • Cecilia Durán Mena
  • Día mundial de la salud

  • Estar saludables no debiera constituirse como una aspiración o una meta a la cual se quiere llegar. Es lo que debe ser

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Hay líneas que nos dividen, fronteras que nos hacen distintos. Sin embargo, hay derechos fundamentales a los que todos los seres humanos con independencia de nuestras diferencias, debieran estar garantizados. La salud, sin duda, debiera ser accesible para todo el mundo, Tristemente, no es así. Cuidarla es compromiso de los Estados y los Gobiernos y también es una responsabilidad personal.

    La salud es un estado de bienestar y equilibrio que constata la ausencia de enfermedades y dolencias en un individuo. Por lo tanto, es un concepto amplio en el que convergen los atributos físicos, mentales y sociales. Es, asimismo, un atributo indispensable para que una persona pueda llevar a cabo sus actividades en forma armónica. Por lo tanto, la salud es un recurso de vida, no un objetivo de vida.

    Es decir, estar saludables no debiera constituirse como una aspiración o una meta a la cual se quiere llegar. Es lo que debe ser. Por lo tanto, debe ser un bien con el que se cuenta y que requiere ser cuidado para no perderlo. También, en caso de verse vulnerado, precisa los medios para recuperarlo sin que existieran restricciones.
    Pero, la salud se ha convertido en un privilegio de élites. La línea que se dibuja entre los que pueden acceder a los medios para vigilar, cuidar y recuperar la salud divide a quiénes pueden hacerlo y quiénes no.

    Desgraciadamente, la restricción que tiende esa raya es una variable económica. Los pobres gozan de menores posibilidades de tener acceso a sistemas de salud eficientes. Enfermarse es una desgracia que se aumenta porque recuperar la salud es caro. La línea que se tiende entre un enfermo y una persona sana es muy cruel.

    Desde 1950, el siete de Abril se celebra anualmente el Día Internacional de la Salud para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud. Cada año se enfocan en un tema de reflexión y para el 2016 esta gira en torno a la Diabetes. Esta enfermedad que se ha considerado como una epidemia, dado el factor de crecimiento que ha tenido en los últimos tiempos.

    En México el crecimiento ha sido alarmante. Cada vez hay más diabéticos y cada vez son más jóvenes los que padecen esta enfermedad. Una gran proporción de estos enfermos pudieron haber preservado la salud con algunas medidas simples relacionadas con el modo de vida como el cuidado y mantenimiento de un peso corporal adecuado, la realización de actividad física periódica y una dieta sana.

    La diabetes, como muchas enfermedades, se puede tratar. No sólo ello, se puede controlar y prevenir complicaciones. El mayor acceso al diagnóstico, la educación sobre el control personal de la enfermedad y el tratamiento asequible son componentes fundamentales de la respuesta. Pero necesitamos pensar en ello. Reflexionar. Cuidar. Ser conscientes.

    Por ello, meditar en torno a la salud, es relevante ya que muchas veces la damos por hecho. Aplicamos el dicho de que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, cuando lo óptimo es hacerlo al revés. La salud es como una cuenta de ahorros, hay que hacer depósitos para poder hacer retiros. Hay que cuidarla y no derrocharla. Los depósitos en salud son todos los cuidados que debemos tener, las cortesías que merecemos darnos; los retiros son todos los excesos, mortificaciones y porquerías que le hacemos padecer al organismo. Si tenemos más retiros que depósitos, la salud terminará quebrantada. En cambio, si hacemos lo contrario, si la vigilamos y la atendemos, el pronóstico es muy agradable.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital