• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • Bioy Casares
  • Omar Gonzalez
  • ABC: Escribir en presente

  • Silvia Renée Arias emprende un viaje por los muchos hombres que fue Adolfo Bioy Casares.

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • “Los buenos momentos de una vida deberían escribirse siempre en presente. Recordar la felicidad da un poco de felicidad”. La frase, una expresa lección para la vida, es de
    Adolfo Bioy Casares y en la nota preliminar a Bioygrafía la consigna Silvia Renée Arias (Tres Arroyos, Bs. As., 1963) autora de Bioygrafía (Vida y obra de Adolfo Bioy Casares)
    recientemente lanzado en México por Tusquets Editores en su colección Andanzas.

    Con absoluto dominio del tema, producto de la afortunada cercanía con su biografiado, Silvia Renée Arias emprende un viaje por los muchos hombres que fue Adolfo Bioy Casares
    y presenta un retrato tanto puntual como amoroso que recorre con un manejo preciso del detalle la vida de Bioy desde su nacimiento hasta su muerte; la relación intelectual
    con Borges –y su posterior trato con Rodrigo Fresán y Fito Páez— por supuesto; la vida matrimonial con Silvina

    Ocampo, el trato con Victoria Ocampo –mujer adelantadísima en el tiempo— cosa que en varios rubros es también Silvina; Bioy astrólogo infantil, Bioy empezando a escribir, Bioy escribiendo con Borges un folleto sobre el yogurt; Bioy viajando por el tiempo, Bioy viajando por el mundo, Bioy nadando, Bioy recibiendo una seguidilla de premios, Bioy escribiendo cartas de amor como esperanza y desgarro. En suma, un Bioy vivo en un libro escrito “en presente”, como debe escribirse, Bioy dixit.

    Más allá de la idea que con exactitud y en ese sentido haya tenido Bioy cuando dice: “Los buenos momentos de una vida deberían escribirse siempre en presente. Recordar la felicidad da un poco de felicidad”, lo que ha hecho Silvia Renée Arias es, precisamente, escribir de modo tal que Bioy está siempre en presente.

    ¿En qué sentido lo está? No encuentro –aunque seguro existe— mejor manera de decirlo: La puerta de la casa de Bioy está abierta; en la biblioteca o en la sala él platica con su biógrafa que para todos efectos es su amiga. Nos invitan a pasar, guardamos silencio y escuchamos su diálogo; platican para la posteridad. Y cuando la hora de la posteridad llega,
    hemos podido acompañar a Bioy por sus libros y por sus lecturas, por sus viajes, sus cuitas, sus amores, sus momentos difíciles; por su salud y su bonhomía; por los terribles golpes del cáncer de huesos, por la enfermedad de Silvina; por el adiós a Borges, por sus encuentros con Sábato; por sus obras más emblemáticas y sus guiones de cine, por sus diarios y sus textos en colaboración.

    Así planteado y como pocas veces sucede, el lector siente que acompaña la travesía del biografiado de modo tal que éste va narrando con los detalles propios del orfebre que es,
    su vida; una vida que con minuciosidad esculpe Silvia Renée Arias para dejar en manos del lector la voz de Bioy. No de balde la propia autora señala en los agradecimientos que Bioygrafía es: “uno de los [libros] más intensos de mi vida”, no solo por la amorosa elaboración del mismo sino también por la amplísima consulta de la obra literaria del propio Bioy como eje articulador del relato, así como la muy completa bibliohemerografía referida al final del libro, referencias que permitirán al lector contextualizar una vida –la de Bioy— lo mismo que la trascendencia de su obra y la influencia tácita y expresa de su obra, un ombú de larga y elegante vida, luminoso y rotundo.

    “…el libro es siempre la posteridad del escritor…” dice Bioy en el prólogo a La Celestina, título con el que se abrevia el más largo de Tragicomedia de Calisto y Melibea escrito, según todos los datos disponibles por Fernando de Rojas. Lo mismo puede decirse de este libro de Silvia Renée Arias y del par que le anteceden: Los Bioy (que firma junto con Jovita Iglesias) y Bioy en privado. Esta tercia de títulos sobre el tiempo de Bioy son ya su bien ganada posteridad y eso “no me parece una estrecha inmortalidad”, diría Bioy y yo, por supuesto –-¿qué otra cosa puede hacer?— lo repito. (Silvia Renée Arias, Bioygrafía [Vida y obra de Adolfo Bioy Casares], Tusquets editores (colección andanzas), México, 2016, 338 pp.).

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital