• Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
    • Suscríbete >

    • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • MÁS SECCIONES
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital QuintanaRoo
  • Capital Queretaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacan
  • Capital Mujer
  • Reporte Indigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • EfektoTv
  • Diario DF
  • Capital
  • Capital GreenTV
  • Revista Cambio
  • Capital Digital
  • Capital Prensa
  • Capital Radio
  • Capital Media
  • Capital Oaxaca
  • Capital Oaxaca
  • Like isn't helping
  • Capital Digital
  • A un like de la inhumanidad

  • Las redes sociales han sido de mucha ayuda, pero nos han hecho aún más perezosos

  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Ayer en un periódico local y quién sabe en cuántos portales más, subieron una grabación de unos inhumanos que habían quemado vivo a un perro, a un ser vivo que había tenido la pésima suerte de haberse cruzado en el camino de esos hombres, es sin duda, un hecho indignante y terriblemente penoso.

    Pero me detuve a pensar en la descripción del video “El siguiente video contiene imágenes que podrían herir la sensibilidad de algunas personas”, desafortunadamente yo lo vi en Facebook que tiene un algoritmo que permite reproducir los videos sin que tú lo decidas, es decir, lo hace automáticamente, así que al bajar un poco puedes ver el video. Me bastaron tres segundos para pausarlo, así que no lo he visto completo y me rehúso a ser testigo de algo tan atroz.

    Ese video, querido lector, es viral, que quiere decir que miles de personas lo han visto y hablado de él para bien o para mal. Todos lo comentarios que alcance a leer acordaban lo mismo, que ese grupo de hombres no tenían derecho de andar libres al ser capaces de inmolar a un ser vivo por diversión. Pero también, ese video se ha esparcido por los rincones y alrededores de internet, lo cual es tan repugnante como el acto mismo.

    Las personas creen que por “compartir” este video están sentenciando los actos violentos y de alguna forma serán castigados, porque han sido exhibidos, porque es una prueba de sus horribles actos, sin embargo, si a usted o a mí nos hubieran dicho “fíjate que ayer vi a unos hombres quemando a un perro vivo por diversión”, ¿ será la misma reacción que en nuestras redes sociales?, sea honesto.

    No, no estaría ni cerca. Necesitamos ser testigos del acto, necesitamos comprobar que realmente alguien es capaz de semejante barbarie y automáticamente pasamos a ser parte de.

    Quiero creer, tengo la esperanza, de que alguno de esos criminales, por lo menos, tuvo la sensatez de preguntarse si lo que estaba presenciando o haciendo estaba bien, y si así fue, ¿ por qué nadie ayudó a la criatura? Nadie hizo nada, pudieron llamar a alguien , detener el acto, auxiliar al animal, pudieron hacer muchas cosas, pero absolutamente nadie hizo absolutamente nada por detener algo tan escalofriante.

    Allá afuera hay un sinfín de personas y por ende de mentalidades, el mundo es una gama infinita de posibilidades, pero desde que el humano es humano siempre ha diferenciado entre lo bueno y lo malo y sin dudarlo lo que esos hombres hicieron es la maldad pura.

    Los medios como ese que sin más pusieron un video tan atroz al alcance de cualquiera no lo convierte en mejor medio y esas personas que decidieron que estaba bien con poner sólo una advertencia y soltarlo así, no las hace mejores personas. Porque lo que buscan es tener un like, más alcance, más difusión. La descripción del video decía “ha indignado a las redes sociales” y la pregunta es ¿ a ellos no? ¿No es indignante quemar a un ser vivo? La imparcialidad en los medios de comunicación es un mito, hay que ser muy cínicos para negarlo, un medio puede decir que algo estuvo muy bien pero cuando se trata de calificar lo malo tienen sus reservas, lo cual lo convierte y nos convierte en hipócritas.

    Las personas necesitamos ir con la corriente, pertenecer, somos seres sociales, así es como hemos sobrevivido todo este tiempo, pero en casos como este, que mostrando el video no favorecen en nada a la víctima, por qué sentimos la necesidad de exponer a otros a un trauma con tal de ir con la corriente, de pertenecer. Si de verdad nos interesará y nos indignara, estaríamos en la Profepa, en Green Peace o frente a nuestros gobernantes para exigir que esas personas sean castigadas por el acto y por ser posibles criminales, porque quien asesina de esa forma a un ser vivo no está lejos de hacerlo a una persona,.

    Las redes sociales han sido de mucha ayuda, pero nos han hecho aún más perezosos, creemos que luchamos y exigimos con darle like y compartir a una nota, video, foto, texto pero no es suficiente, no lo es. Si las cosas realmente no importaran viviríamos de forma diferente.

    • Comparte
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
    • Capital Oaxaca
  • Comentarios Ver comentarios
  • Más de Opinión
  • Capital Oaxaca Capital Oaxaca
  • Capital Media Digital