Capital Oaxaca
UnidadInvestigación
| | |

Oaxaqueñas mayores mantienen vivo el uso del rebozo


Maestros reboceros trabajan econ materiales como la seda, la lana, el ixtle y el algodón blanco
Crédito: Rebozo oaxaqueño. Especial., ,
Editor
|
12 de Noviembre 2018
|

En la región de los Valles Centrales de Oaxaca, la tradición de usar el rebozo para las labores en el campo se resiste a morir, gracias a las mujeres adultas mayores que explican a la más jóvenes la forma de usar esta prenda mexicana.

“Antes ocupábamos el rebozo para hacer sombra, para ir al campo y dejar tejate a nuestros esposos que iban al campo a trabajar, a sembrar, hacer tortillas y también para cargar a nuestros hijos que los poníamos enfrente para poder hacer las tortillas”, señaló María de Jesús Gutiérrez López.

En entrevista con la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, la oriunda de Villa Díaz Ordaz señaló que esta prenda utilizada por las señoras de los Valles Centrales les da sentido de comunidad y pertenencia.

“A mí me gustaría que esta costumbre pasara de generación en generación ya que las jóvenes de hoy ya no se ponen, ya no utilizan el rebozo como debería de ser”, señaló.

El uso de esta prenda, según información del gobierno federal, surgió de la necesidad que tenían las mujeres mestizas de cubrirse para acceder a los recintos religiosos.

Actualmente, los maestros reboceros trabajan estas piezas con materiales como la seda, la lana, el ixtle y el algodón blanco.

Lee:

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

La joven es una novata actriz
Más de 90 años se lleva conservando esta tradición que cautiva a propios y turistas
Las áreas externas, como pista de tartán y canchas de futbol, seguirán siendo de libre acceso, las nuevas instalaciones...
La cultura adquiere múltiples expresiones a través del tiempo y del espacio
Con una inversión global de casi mil 300 millones de pesos, el gobernador de la entidad pondrá en marcha las modernas in...
Pasa del lugar 22 a la octava posición en el sector minero, generando 11 mil empleos

Lo adictivo de lo virtual