Capital Oaxaca
UnidadInvestigación
| | |

Por qué el Grito de Independencia se da el 15 y no el 16


Según historiadores, Porfirio Díaz decidió recorrer los festejos, pero...
Crédito: , ,
|
09 de Septiembre 2018
|

POR CAPITAL DIGITAL

La guerra de Independencia en México comenzó el 16 de septiembre de 1810 y se consumó el 27 de septiembre, pero de 1821.

Ante el pueblo de Dolores, Guanajuato, el cura Miguel Hidalgo y Costilla dio el grito de levantamiento cerca de las dos de la madrugada del 16 de septiembre de 1810.

La fecha de Independencia de México fue elegida por José María Morelos, quien en sus Sentimientos de la Nación propuso solemnizar el 16 de septiembre de 1810 como el día de aniversario en que se levantó la voz.

Entonces, ¿por qué se celebra el 15 de septiembre?

De acuerdo con historiadores, el entonces presidente de México, Porfirio Díaz, decidió recorrer los festejos de la Independencia de México, porque el 15 de septiembre celebraba su cumpleaños, así que acopló la celebración con su cena de natalicio.

Entonces, el grito que trasladó de Dolores al Zócalo, se celebraría a las 11 de la noche del 15, porque esa fue la hora en la que nació Díaz, de acuerdo también con documentalistas.

Esta hipótesis podría tener algunas fallas, pues se dice que la celebración del 16 de septiembre se movió al 15 desde 1840, pues era más cómodo hacerlo la noche del día anterior que durante la madrugada.

¿Qué te parece? Deja tu comentario

GG/LGG

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

La joven es una novata actriz
Más de 90 años se lleva conservando esta tradición que cautiva a propios y turistas
Las áreas externas, como pista de tartán y canchas de futbol, seguirán siendo de libre acceso, las nuevas instalaciones...
La cultura adquiere múltiples expresiones a través del tiempo y del espacio
Pasa del lugar 22 a la octava posición en el sector minero, generando 11 mil empleos
Con una inversión global de casi mil 300 millones de pesos, el gobernador de la entidad pondrá en marcha las modernas in...

Lo adictivo de lo virtual