Capital Oaxaca
UnidadInvestigación
| | |

Coloridas artesanías te esperan en Santo Tomás Jalieza


Visita el municipio y descubre la magia que encierra el telar de cintura
Crédito: santo tomás jalieza (1), ,
|
04 de Septiembre 2016
|

Por varias generaciones, los artesanos de Santo Tomás Jalieza se han encargado de dar a México y el mundo un sin fin de bellas piezas coloridas elaboradas con hilo de algodón, lana y estambre.

Con el telar de cintura, los habitantes de este municipio, ubicado a solo 45 minutos de la capital oaxaqueña, ofrecen a los visitantes una gran variedad de manteles, centros de mesa, bolsas, chalecos, monederos, pulseras, rebozos, vestidos, huipiles, blusas, gabanes, chales y servilletas.

Los símbolos y grecas prehispánicas que engalanan sus productos obtienen su color gracias a tintes naturales como el añil, huizache, sábila y toronjil.

Santo Tomás Jalieza forma parte de la Ruta Mágica de las Artesanías de Oaxaca: al recorrerla, los turistas pueden visitar los talleres familiares y el mercado local, donde pueden comprar textiles y productos elaborados por los habitantes.

Además, la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico (STyDE) promueve paseos por la Piedra de Letra, un monolito tallado durante la época de Monte Albán que, de acuerdo con la tradición oral, es la entrada a un mercado mágico en el inframundo.

Casi al final del año, el municipio celebra su fiesta patronal en honor al Apóstol Santo Tomás: el 21 de diciembre se realiza una fiesta con fuegos pirotécnicos, música y la tradicional Danza de la Pluma.

Encuentra más notas sobre

Más de notas

Más populares

Las áreas externas, como pista de tartán y canchas de futbol, seguirán siendo de libre acceso, las nuevas instalaciones...
La joven es una novata actriz
Parejas mayores de 30 años y menores de 50 recurren con mayor frecuencia a encuentros swingers, según el Instituto Mexic...
Podrá apreciarse de forma parcial hasta en 25 por ciento de su intensidad
En México, varias madres recurren de nuevo a los servicios de parteras para recibir a sus hijos en casa

Lo adictivo de lo virtual